Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Cold Brew, frío y sin hielo.

Hay dos grandes teorías para tomar el café en frío, son el cubito de hielo, con el riesgo de aguar el brebaje, o la infusión directamente en frío o Cold Brew.

La del cubito no se necesita un master así que nos decantamos por el #ColdBrew.

  • Lo ideal es un café con garra, un Blend Gran Expresso es buen comienzo. Tambien hemos utilizado con buena aceptación por nuestros clientes el Blend Paraná.
  • 100/125 gramos de café por litro de agua, nosotros hemos llegado a una concentración de 150 con el Blend Paraná, si bien no es lo habitual. A la segunda te saldrá mejor.
  • El proceso de preparación del Cold Brew es lento. De 12 a 24 horas. El grano ha de tener una molienda gruesa, la habitual para cafeteras de embolo, o prensa francesa.
  • Si tienes una cafetera de embolo es perfecto, o una jarra, recipiente boca ancha te sirve. En el caso de la jarra es imprescindible el colado previo.
  • Si tienes una comida o cena mañana lo ideal es prepararlo la noche anterior y dejarlo en la nevera toda la noche.
  • El café se hace en frío, no hielo, desde el principio hasta el final de su preparación. Se suele preparar con agua a temperatura ambiente, si bien algunos la enfrían previamente.
  • De esta manera mantiene todos sus nutrientes y propiedades.
  • Si te gusta el café no es una bebida “solo verano”, es apta para cualquier fecha del año.
  • Es un café menos amargo y con menos cafeína. El agua fría extrae los compuestos de los sabores de los granos y de la cafeína, pero sin la amargura del aceite de café y el picante de los ácidos grasos.
  • Si congelas este café #ColdBrew tendrás unos cubitos de café perfectos para emergencias gastronómicas, o un café con leche en fresco. A diferencia del café con hielo no duplicas la cantidad de agua al derretirse los cubitos.

Bien, ahora a practicar.